Para llevar a cabo su proyecto de manera exitosa

Ante todo, esperamos que su adquisición le ayude a alcanzar sus objetivos. Por eso, basándonos en nuestra experiencia, queremos compartir con usted los puntos esenciales que debe tener en cuenta a la hora de decidir qué producto comprar.

1) ¿Qué uso le dará al radar pedagógico? ¿Un uso fijo, semimóvil o móvil?

Le aconsejamos que reflexione bien acerca del uso que le dará para estar seguro de elegir la mejor opción.

Uso fijo: instalación permanente del radar de velocidad en el sitio que usted elija. Por ejemplo, si desea proteger las inmediaciones de una escuela o reforzar la seguridad de las entradas del municipio.

Uso semifijo: podrá desplazarlo por periodos (por ejemplo, todos los trimestres, para reforzar la seguridad de diferentes zonas del municipio) o compartirlo con otros municipios.

Para estas dos alternativas de uso, puede optar por una versión solar o eléctrica, e incluso por una versión con doble alimentación. Si opta por la versión solar, podrá instalarlo en un poste con base de hormigón para facilitar su desplazamiento en caso de utilizarlo de manera semifija.

Tenga en cuenta que, si opta por una instalación eléctrica, hará falta una habilitación para conectar el dispositivo.

Uso móvil: podrá desplazarlo cada dos semanas, por ejemplo, para acciones puntuales de conteo y análisis de datos del tráfico.

En este caso, el radar pedagógico funciona principalmente con baterías y puede desplazarlo dos veces por mes. Puede fijarlo fácilmente a postes que ya estén instalados en su municipio.

2) ¿Cuál es la mejor ubicación para instalar un radar pedagógico?

Primero, debe identificar las zonas de su municipio con mayor riesgo de accidentes o los lugares donde los habitantes reclamen una reducción del límite de velocidad autorizado.

En general, se recomienda su instalación en las entradas de los municipios, para que los conductores recuerden que la velocidad autorizada ya no es de 90 km/h, sino de 30 o 50 km/h. También puede instalarlo cerca de escuelas para reforzar la seguridad en las zonas frecuentadas por niños, pasos de peatones o cruces.

Y no olvide las medidas reglamentarias y de seguridad para instalar un radar de velocidad:

  • debe ubicarlo del lado derecho de la calzada (en el sentido del tráfico) y, de ser posible, en posición perpendicular con respecto a la vía de circulación.
  • debe instalarlo a una altura mínima de 2,20 metros del suelo (para no incomodar el paso de los peatones)

A su vez, tenga en cuenta estas cifras clave:
• una instalación ideal debe efectuarse en una línea recta de 200 metros, distancia a partir de la cual los conductores pueden divisar el radar pedagógico
• la antena Doppler del radar pedagógico detecta los vehículos que se acercan a partir de 300 m de distancia
• la velocidad indicada se actualiza cada 1,2 segundos

3) Según la ubicación que elija, ¿cuál es la fuente de alimentación más recomendada?

Tómese su tiempo para analizar esta cuestión con sus servicios técnicos y tenga en cuenta que el 80 % de los municipios que han instalado radares pedagógicos han optado por una alimentación solar. Es la opción más práctica y tal vez también sea la solución ideal para usted.

A continuación, le recordamos las diferentes fuentes de alimentación:

Solar: el radar pedagógico viene equipado con dos baterías alimentadas por un panel fotovoltaico de 80 W que le garantiza una autonomía completa durante todo el año.

Eléctrica: el radar pedagógico se conecta a una toma de corriente permanente o bien al alumbrado. Necesita solo 5 horas de carga continua por noche para funcionar. No elija esta opción si su ayuntamiento apaga el alumbrado público durante la noche.

Doble alimentación: combina la utilización de un panel solar con una conexión eléctrica, que se activa si la alimentación principal no basta para su funcionamiento. Ejemplo: si está nublado y no hay suficiente luz solar, o si el radar de velocidad está conectado al alumbrado público pero no se ha cargado durante 5 horas.

Baterías: 2 baterías y un cargador externo que brindan una autonomía de entre 7 y 10 días.

4) ¿El ayuntamiento está en condiciones de instalar un radar pedagógico por su cuenta?

¡Sí! La mayoría de las veces no es necesario recurrir a la ayuda de un especialista, lo cual evita gastos adicionales.

No necesita conocimientos técnicos para instalar nuestro radar pedagógico. Los equipos de Elan City le aconsejarán para que pueda adaptar el producto a las instalaciones presentes en su municipio. 

En situaciones poco frecuentes, puede ocurrir que el sitio donde desea ubicar el radar de velocidad presente circunstancias específicas para su instalación.

5) ¿Cómo comunicar con el radar?

Mediante una conexión USB, Bluetooth o 3G/4G. Los datos que recolecta el radar pedagógico pueden transferirse a un ordenador para su posterior análisis.

El radar pedagógico registra entonces las velocidades medias, máximas o la cantidad de vehículos en ambos sentidos de circulación para evaluar el comportamiento de los automovilistas cuando pasan delante de este dispositivo.

Elegir Elan City, ¡una decisión responsable!

No espere más, póngase en contacto con nosotros, estamos a su disposición.

This site is registered on wpml.org as a development site.